Legislación sobre bicicleta eléctrica en España

El auge de las bicicletas eléctricas provocó, recientemente, la necesidad de una normativa con respecto a su uso, dado que las características de una bicicleta eléctrica pueden diferir mucho de las de una bicicleta normal, llegando a asemejarse más incluso a una motocicleta. Esto hizo que fuese necesaria una regulación para acondicionar su uso a la normativa y legalidad vigente.

En este sentido, algunos tipos de bicicletas eléctricas (como los modelos chopper, lanzados para un estilo de vida muy urbano y vintage) pueden llegar a alcanzar velocidades muy altas, lo que sin duda las distingue de una bicicleta tradicional. Sin embargo, lo cierto es que las normativas existentes con respecto a las bicicletas eléctricas aún se asemejan más a las normas a emplear con las de uso tradicional que a cualquier otro vehículo, y podemos verlo en detalles como en el de la no obligatoriedad del uso de casco en zonas urbanas.

Del mismo modo, tampoco es necesario un permiso de conducción especial para conducir este tipo de bicicletas con motores integrados, ya que siguen la misma norma en ese sentido que cualquier bicicleta convencional.

 

¿Qué necesita una bicicleta para homologarse como eléctrica?

  • La bicicleta deberá llevar un motor incorporado que no podrá superar los 25 Km/hora de velocidad y, además, deberá ser capaz de poner en marcha un mecanismo de detención, llegados a dicha velocidad.
  • El motor de la bicicleta eléctrica tan solo podrá ponerse en marcha por el accionamiento de los pedales, lo que causará su detención inmediata una vez que dejen de usarse los mismos.
  • La bicicleta, en ausencia de ocupante, no podrá superar por sí misma los 40 kilogramos de peso.
  • El motor, en cuestión de potencia, no podrá superar el nivel de los 250 vatios.
  • La bicicleta deberá disponer de dos frenos, uno delantero y otro trasero, así como tener incorporado un timbre, al igual que ocurre con las bicicletas convencionales. A su vez deberá incorporar luces de posición y catadióptricos.

Solo en el caso de que una bicicleta no cumpliese con estas normas, precisaría de una homologación distinta, asemejándose más en ese punto a la que pueda tener un pequeño ciclomotor. Este tipo de bicicletas eléctricas, en consecuencia, ya no gozarían de las ventajas que sí gozan las que siguen la normativa de la UE, como el uso del carril bici, la ausencia de seguro obligatorio o la no necesidad de tener un permiso de conducción para su uso.

Lagunas legales en el reglamento sobre bici eléctrica

Existen algunos vacíos legales que no se han podido resolver con respecto a ciertos vehículos como las bicitaxis, con motor eléctrico o gasolina, construidas de forma casera para transportar pasajeros por las grandes ciudades.

Este tipo de modalidad de transporte está en un limbo sobre su legalización o su prohibición, ya que legalmente cumple con la normativa vigente actual.

Para considerar a un vehículo apto para la circulación en todo el territorio nacional, debe cumplir y garantizar un buen funcionamiento de:

  • Sistema de frenos.
  • Sistema de dirección.
  • Sistema de suspensión.
  • Sistema de señales visuales y acústicas.
  • Sistema de escape de gases.
  • Llantas y espejos en perfectas condiciones.
  • Cumplir con la normativa de emisiones contaminantes.

Otro dato importante a tener en cuenta, según el artículo 8 (resolución 160) de la legislación al respecto, es que deberán tener cascos homologados tanto el conductor como los acompañantes, incluyendo chalecos reflectantes desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana.

Criterios para elegir una bicicleta eléctrica

¿Cómo y dónde compro una bicicleta eléctrica? ¿Cuáles son los aspectos que debo tener en cuenta?

Las bicicletas eléctricas cada vez son una alternativa más realista y eficaz para acabar con problemas tan acuciantes como es el de los atascos en las grandes ciudades o la contaminación. Cada vez son más también las personas y las empresas que, en este sentido, apuestan por los desplazamientos sostenibles sobre dos ruedas, y en base a los criterios y necesidades de cada uno es como debería elegirse cuál es el tipo de bicicleta eléctrica más adecuado.

Dentro de todas las consideraciones que deberían tenerse en cuenta a la hora de comprar una bicicleta eléctrica, hemos querido destacar cuáles deberían ser los puntos más importantes en torno a la decisión:

  • Cuál es el tipo de bicicleta que buscamos y que necesitamos.
  • Cuáles son las características específicas de cada modelo.
  • Con qué tipo de garantía y servicios de reparación cuenta cada una.
  • Tipo y calidad de la batería de funcionamiento, así como de cada una de las piezas.
  • Peso concreto de cada modelo y cuál es el mejor según el tipo de usuario.

 

La bicicleta más adecuada variará según las características concretas de cada usuario y según también el tipo de uso, profesional o más o menos activo que se pretenda hacer de ella. Por ejemplo, existen bicicletas eléctricas plegables, lo que puede acondicionarse muy bien a usuarios que dispongan de poco espacio o que acostumbren a moverla mucho de un lado a otro, así como también existen bicicletas eléctricas con diseños más pensados para la realización de distancias relativamente cortas y urbanas o, por el contrario, otras más destinadas a los desplazamientos duros de montaña. Es por esto que es tan importante el preguntarnos para qué tipo de ejercicio o desplazamiento queremos la bicicleta y si haremos un uso muy alto o no de la misma con el fin de acertar plenamente con el modelo.

 

Características generales y criterios para elegir

  1. Motor: potencia y velocidad

Un elemento clave a la hora de elegir nuestra primera bicicleta eléctrica es el tipo de motor que lleva, ya que se considera uno de los pilares fundamentales para sacar el mayor rendimiento de la misma. Además, si queremos cumplir con la normativa vigente sobre vehículos de dos ruedas que puedan circular por el carril bici, deberemos tener en cuenta también las siguientes especificaciones:

  • La potencia nominal nunca debe ser superior a 250W.
  • El motor no debe sobrepasar la velocidad de 25 km/h, es decir, el motor se va deteniendo de forma progresiva hasta alcanzar ese máximo, y una vez alcanzado se detiene automáticamente.
  • Si dejamos de pedalear, el motor también debe pararse de forma simultánea.

 

  1. Peso: chasis y cuadro

Debemos tener en cuenta que las bicicletas eléctricas tienen un mayor peso que las convencionales (aproximadamente unos 8 kg), por lo que el acabado en materiales más ligeros como aluminio o fibra de carbono hará que el rendimiento del motor sea mucho mayor. Podemos clasificarlas según su peso como:

  • Ligeras: por debajo de 20 kg (fibra de carbono).
  • Medio: alrededor de 21 o 22 kg (mixto entre fibra de carbono y aluminio).
  • Pesadas: entre 23 y 28 kg (aluminio).
  • Muy pesadas: más de 28 kg (otros).

La amortiguación también influye en la capacidad de respuesta y comodidad de la misma, siempre y cuando hagamos un uso mixto en diferentes tipos de terreno, como puede ser uniforme y asfaltado o irregular y terregoso.

 

  1. Ruedas: tamaño y tipos

Igual que ocurre con las bicicletas convencionales, el tamaño de la rueda debe ir acorde a la estatura de cada persona. Lo recomendable es que en personas que midan menos de 1,60 m. se escoja un tamaño de rueda de 26 pulgadas o inferior; para otra persona con una mayor altura, una rueda de 28 pulgadas sería más que suficiente.

El tipo de rueda va intrínsecamente relacionado con la amortiguación, es decir, que si nuestros recorridos son por carretera, una rueda fina con unos neumáticos estrechos sería lo más habitual, mientras que si vamos por terrenos más montañosos o irregulares, éstas deberían ser un poco más pesadas y anchas para que puedan adaptarse bien al terreno.

 

  1. Frenos: tipos y características

El tipo de frenado es algo que nunca debemos tomarnos a la ligera, ya que puede evitarnos en muchas ocasiones accidentes sucedidos por no poder frenar a tiempo. Te explicamos cuáles son los tipos de frenos más comunes:

  • Frenos de tambor. Son los más corrientes y antiguos. Su sistema es simple, una zapata fricciona contra el tambor realizando el frenado de la bicicleta. La ventaja que tienes es que suelen ser bastante duraderos y económicos, aunque el frenado no es demasiado potente, tardando bastante más tiempo que otro tipo de sistema.
  • Frenos tipo V. Este tipo de freno es el más usado actualmente en casi todo tipo de bicicletas. Son unos frenos muy ligeros similares a los antiguos frenos cantiléver, siendo casi una evolución de éstos. Su frenado es más rápido y menos progresivo y tienen la desventaja de que en situaciones de mucha agua o barro, suelen disminuir su precisión de frenado.
  • Frenos de disco (mecánico o hidráulico). Si no quieres escatimar nada cuando vayas a comprar una bicicleta eléctrica, pide que tenga frenos de disco. El sistema es más caro pero no tiene el problema de los frenos tipo V cuando hay situaciones climatológicas adversas. Además, su frenado es de los más potentes y progresivos, por lo que no perderás nunca el control de tu bicicleta.

 

  1. Batería: Autonomía y duración

La autonomía siempre varía según la capacidad de la batería y su durabilidad con el paso del tiempo. Existe una fórmula sencilla para saber cuál es la autonomía de una forma aproximada. Por ejemplo, si tenemos una batería de 32V y 10 Ah, con una potencia de motor de 250W y una velocidad máxima de 25km/h sería:

  • 32 x 10 x 25 / 250 = 32 km (aprox.).

Además, a partir de los 2 años, la vida útil de la batería irá disminuyendo poco a poco, reduciendo su autonomía de forma progresiva. Las más duraderas suelen ser las fabricadas en litio, teniendo un rendimiento bastante superior a las baterías convencionales y con un peso muy reducido.

 

  1. Servicios de garantía y reparación

Las grandes marcas siempre ofrecen el mejor servicio de garantía ante cualquier problema que haya surgido en el funcionamiento de la bicicleta eléctrica. Lo normal siempre son 2 años de cobertura en cualquier tipo de fallo, pero muchas marcas ofrecen una ampliación de garantía que puede ahorrarnos problemas que surjan en el futuro por defectos de fábrica después de ese tiempo.

Una vez pasado el tiempo de garantía, para cualquier reparación siempre es mejor acudir a una casa oficial de la propia marca, ya que de esa forma evitaremos contratiempos y problemas que surjan por una mala reparación.

Mejores bicicletas eléctricas 2018

Bicicletas eléctricas 2018

Año tras año, el mundo de las bicicletas se actualiza con nuevos modelos, funcionalidades y mejoras que hacen que tomar una decisión sea una tarea muy complicada en torno a cuál es la mejor marca o la que aporta mejores prestaciones. Los fabricantes saben que es un mercado que está en expansión y que cualquier innovación es clave para hacerse con un buen trozo del pastel. Por eso, día tras día, investigan sobre futuras mejoras tanto estéticas cómo mecánicas, que hagan que el consumidor final apueste fielmente por su casa.

Para facilitarte la tarea, y ya entrados en este 2018, queremos presentarte las 10 mejores bicicletas eléctricas que podemos encontrar en el mercado actual, así como sus especificaciones, diseño y prestaciones.

 

Bicicleta eléctrica MOMA E-Bike 20

Esta genial bicicleta plegable, realizada en aluminio, cuenta con un motor de 250W, una batería de 36V 16Ah con una carga de 4 horas aproximadamente, unas llantas de 20” y un peso reducido de solo 18kg.

Cuenta con frenos V-Brake, display de LED y un sillín tipo cuero que nos brindará un plus de comodidad. El precio medio de este modelo son 1.350€, algo razonable para un gran acabado, diseño y sistema de garantía con sedes físicas en toda España.

Bicicleta eléctrica

Bicicleta eléctrica MOMA E-Bike 26

Se trata de un modelo superior de la E-Bike 20. Realizada también en aluminio, cuenta con un motor de 250W, una batería de 36V 16Ah, con una carga de 4 horas aproximadamente, unas llantas de 26” y un peso de 20kg.

Cuenta con frenos de disco delantero y trasero no hidráulicos, algo que podría haberse mejorado en este modelo, ya que hace que el frenado no sea demasiado regular pero más que suficiente.

Tiene un precio final de 799€ y sigue siendo una muy buena alternativa que no podemos olvidar, por sus muy buenos acabados y detalles que harán de tus paseos una experiencia de 10.

 

 

 Bicicleta eléctrica Biwbik Book 200

La marca Biwbik siempre ha tenido una buena relación calidad-precio. El modelo Book 200 tiene un cuadro de acero, motor de 250W, batería de 36V 10Ah, unas llantas de 20” y un peso de 24kg. Debido al peso y a la menor capacidad de la batería comparada con los modelos de Moma, la autonomía suele rondar entre los 35 y 65 km.

Cuenta con un sistema de frenado V-Brake delantero y trasero, y su pequeño hándicap es que no cuenta con sistema de suspensión, por eso es más recomendable para usos urbanos. Este modelo podemos adquirirlo por un módico precio de 589€, algo muy positivo si tenemos un presupuesto reducido. Está disponible en versión blanca y negra.Bicicleta eléctrica Biwbik Sunray 200

La versión Sunray 200 cuenta con las mismas características que la Book 200, con un tamaño de rueda de 26” y un peso total de 28kg. Este aumento de peso ha hecho que se le incorpore un sistema de suspensión delantera para evitar movimientos bruscos cuando encontremos algún tipo de bache en el camino y sea más estable.

El precio es igual de asequible, encontrándola por solo 599€ en versión blanca o negra.Bicicleta eléctrica Befied

Está bicicleta de marca Befied, es una de las más compactas, ligeras y silenciosas que existen, ocupando menos espacio que una bicicleta de niño. Hecha en aluminio cuenta con un motor de 250W, una batería de 36V 12Ah con una carga media entre 4 y 6 horas, unas llantas de 20” y un peso de 19kg.

Apta para zonas urbanas y rurales, cuenta con frenos V-Brake para un frenado progresivo y suave, siendo una opción de compra altamente recomendable por 659,99€ a través del portal de Amazon.