Parking de larga estancia y aparcamientos disuasorios en grandes ciudades

Parking disuasorio y larga estancia

La proliferación en el número de vehículos particulares en las grandes ciudades ha generado un problema común para todas ellas, la ausencia de plazas de parking para tantos vehículos. Por si este problema no fuera suficiente, nos encontramos en un momento en el que se está poniendo especial énfasis en limitar la contaminación provocada por los vehículos de combustión.

Para solucionar el problema de la falta de parking los políticos y gestores de todas esas grandes ciudades han buscado múltiples soluciones que pasan por:

  1. Medidas de fomento del uso de transportes públicos y vehículos menos contaminantes

  • Fomentar la utilización del transporte público
  • Fomentar el uso de bicicletas y motocicletas
  • Fomentar el car sharing
  1. Medidas de limitación a la entrada de vehículos a las grandes ciudades.

  • Limitar el acceso de los vehículos privados a las zonas donde menos plazas de aparcamiento existen
  1. Medidas de fomento de parkings disuasorios y de larga estancia

  • Creación de parkings disuasorios en el extrarradio de las grandes ciudades
  • Creación de plazas de parking de larga estancia

En grandes ciudades como por ejemplo Madrid, solo la conjunción de todas esas medidas está ayudando a que disminuyan los vehículos privados en circulación por las arterias principales de la ciudad. Hace ya décadas que se apuesta por un transporte público de calidad y hoy en día no es extraño ver a mucha gente desplazándose en bicicleta eléctrica, muchas de ellas puestas a disposición por el propio ayuntamiento para su uso compartido de todos los ciudadanos.

El problema a día de hoy tiene difícil solución sin el apoyo de una red mejorada de parkings disuasorios y de larga estancia que explicamos a continuación.

¿Qué son los parkings de larga estancia?

Hasta ahora conocíamos como parking de larga estancia a los que podíamos encontrar dentro de aeropuertos o en su entorno inmediato, son parkings utilizados con frecuencia para viajes de vacaciones o de negocios que requieren varios días, son más económicos que el parking habitual del aeropuerto y se pueden reservar con facilidad utilizando aplicaciones especialmente desarrolladas a este efecto como es esta que se utiliza para reservar en el parking de larga estancia del aeropuerto Madrid Barajas.

Sin embargo en las grandes ciudades se están construyendo desde hace algún tiempo aparcamientos de larga estancia no ligados a los aeropuertos. Un ejemplo en cambio del modelo de movilidad sostenible es Madrid, la ciudad cuenta actualmente con 2 zonas de parking de larga estancia en la que se permite aparcar por un máximo de 12 horas a un coste de unos 6€, estas zonas de parking se encuentran dentro de la zona regulada, es decir en la zona interior a la M-30, y se pueden encontrar en algunas calles anexas a la Estación de Príncipe Pío, Paseo de Camoens, Palacio Real y Templo de Debod.

¿Qué son los parkings disuasorios?

Los parkings disuasorios no son ningún invento nuevo, existen desde hace mucho tiempo ligados normalmente a estaciones de trenes de cercanías. Su función es la de permitir que el usuario del tren de cercanías pueda acercarse desde su vivienda hasta la estación de cercanías con su vehículo privado y aparcarlo en la estación hasta volver de su jornada de trabajo. Suelen tener tarifas asequibles y se utilizan a diario por miles de trabajadores que viven en ciudades dormitorio alejados de la gran ciudad.