Planes PIVE. Qué son los planes PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente). ¿Quién lo financia?

Planes PIVE

Los planes PIVE de incentivos a los vehículos eficientes son unas subvenciones concedidas en España a turismos y vehículos comerciales de alto rendimiento energético, dentro de una estrategia que busca una reducción efectiva del consumo de combustibles, aminorando así los perjuicios medioambientales y de contaminación de las ciudades provocados por las emisiones de Co2. Además, estas ayudas también fomentan la renovación del parque automovilístico, con todas las ventajas derivadas que van desde el aumento de la seguridad vial hasta la dinamización de un sector estratégico para la economía española. En la actualidad, tras la aprobación de varios planes sucesivos está pendiente de entrar en vigor el nuevo que tendrá un carácter más restrictivo con respecto a los anteriores.

¿Qué son los planes PIVE?

El Programa PIVE premia la adquisición de vehículos eficientes, entendidos como tales los totalmente eléctricos, los híbridos ‘enchufables’ y los de gas, tanto si funcionan por GLP (gas licuado del petróleo) como si lo hacen por GNC (gas natural comprimido). Asimismo, pese a que en convocatorias anteriores de las ayudas sí estaban incluidos los vehículos con motores de gasolina y diésel, el programa de 2018 nos los abarcará aunque sean modelos eficientes con certificación Euro 6.

¿Quién financia el plan PIVE?

Los programas PIVE están financiados por la Secretaría de Estado de Energía del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, enmarcándose las ayudas dentro del Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020. Para la concesión de los incentivos se asigna una partida presupuestaria específica que en el caso del PIVE-8 fue de 225 millones de euros, más los remanentes sobrantes del PIVE-7. Con todo, está prevista una reducción del presupuesto del programa a aprobar en 2018, que tendrá una dotación general aproximada de 50 millones de euros.

¿Para qué sirve?

Los planes PIVE tienen como objetivo premiar la adquisición tanto de turismos como de vehículos comerciales eficientes, fomentando:

  • Una menor circulación de vehículos con un elevado consumo de combustible, ya sea de gasolina o gasóil, reduciendo así la contaminación y las emisiones de Co2 que perjudican al medio ambiente. De hecho, se estimó que el ahorro energético asociado a esta iniciativa rondó los 412 millones de litros de combustible (lo que equivale a 2.628.687 barriles de petróleo, significando igualmente una disminución de los gases de efecto invernadero estimada en 850.000 toneladas de Co2/año).
  • Una mayor seguridad vial: al renovarse el parque automovilístico sustituyendo los vehículos viejos por nuevos modelos que al margen de ser más eficientes también son más seguros.
  • Potenciar un sector esencial en la economía, ya que premiándose la compra de vehículos se dinamiza la industria automovilística que tiene una gran importancia y arrastra a otros sectores, siendo un ámbito fundamental para el crecimiento por su impacto en el PIB.
  • Fomentar una mayor independencia energética, dada la carencia en España de producción propia de hidrocarburos, cuyo precio además está sujeto a oscilaciones que pueden afectar a la estabilidad económica.

¿Quién puede beneficiarse los planes PIVE?

Tienen la oportunidad de acogerse a las subvenciones del programa los propietarios de vehículos que destruyan un modelo que tenga un determinado número de años. Así, tomando como referencia al extinto Plan PIVE 8 se establecía una antigüedad de 10 años en el caso de los turismos y de 7 años en el de los comerciales. Asimismo, siempre y cuando cuando cumpliesen los requisitos los potenciales beneficiarios de las ayudas podían ser:

  • Particulares o personas físicas.
  • Familias numerosas que acreditasen su condición.
  • Personas de movilidad reducida.
  • Profesionales autónomos que estén dados de alta en el IAE.
  • Microempresas que tengan más de 10 empleados y cuya cifra anual de negocios no supere los 2 millones de euros.
  • PYMES con menos de 250 trabajadores en plantilla y con un volumen de negocio que no exceda los 50 millones de euros anuales de facturación.

Requisitos para obtener las ayudas

Para solicitar la subvención se exige mandar al desguace el vehículo viejo, obteniendo el correspondiente certificado de destrucción y el justificante de baja de Tráfico. Igualmente, también resulta necesario acreditar el pago del último IVTM, tener superada la ITV y demostrar que el beneficiario ha sido titular del vehículo durante los 12 meses anteriores. Requisitos que no han evitado que se produzca algún caso fraudulento, tal y como lo reflejaron los medios de comunicación que informaron de la detención de más de 75 personas por cometer un supuesto fraude masivo en el Plan PIVE, al realizarse presuntamente por parte de los implicados compras irregulares de documentación de vehículos entregados para desguace para poder solicitar luego subvenciones.

Cuantía de las bonificaciones

Todavía se desconocen las ayudas concretas del plan PIVE que entrará en vigor en 2018, en el anterior fueron:

  • 1.500 euros de bonificación para vehículos convencionales
  • 3.000 euros para vehículos familiares de más de 5 plazas

En cuanto a los los límites del precio de adquisición, para los vehículos de gasolina y gasóil eficientes (que no estarán subvencionados en el nuevo plan) era de 22.000 euros, mientras que para los eléctricos puros, híbridos enchufables y de autonomía extendida no podía superar el tope de los 40.000 euros.

El nuevo Plan PIVE

La nueva versión del plan PIVE está a punto de aprobarse y bonificará exclusivamente la compra de coches 100% eléctricos, híbridos puros o PHV y de gas, vehículos que hasta ahora estaban subvencionados por el también extinto plan Movea. Además, se presupuestará tan solo una partida de gasto de 50 millones, frente a los 250 que tenía el Plan PIVE 8, dejándose fuera en esta ocasión a los automóviles con motores únicamente de gasolina o diésel, incluso a los más eficientes que cumplan con la normativa Euro 6. De este modo, se beneficiará solamente a los compradores de vehículos alternativos, para cuya adquisición se reservarán 20 millones del plan, mientras que el grueso de la asignación (30 millones) se destinará a las infraestructuras de recarga, siendo el propio ministerio através del Idae el que tramitará las ayudas.

Impacto de los planes PIVE

Se calcula que los sucesivos planes PIVE han supuesto un impacto en la economía de hasta 10.000 millones de euros, habiendo propiciado un rejuvenecimiento del parque automovilístico, un aumento de la seguridad vial y la consecución de una reducción en la emisión de Co2 de entre un 20% y un 35% por vehículo. Asimismo, se estima que más de un 20% de las matriculaciones realizadas entre los años 2013 y 2017 se han debido a los planes PIVE.

Todo esto ha tenido su correspondiente traducción positiva en el empleo del sector, cifrándose por la patronal de Faconauto en más de 15.000 los puestos de trabajo creados en los últimos ejercicios. Además, el Estado habría podido recaudar hasta 5.000 millones más a través de impuestos, ya sean directos vía IVA o Impuesto de Matriculaciones o bien indirectos mediante IRPF.

Con todo, los expertos advierten que convendría ahondar en la renovación del parque automovilístico que tiene una edad media actual que roza los 11 años, pudiendo empeorar todavía más este guarismo hacia 2020 si no se aprueban más ayudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *